CARTA A ALBERTO VITI POR FELIPE CEBRIÁN

A ALBERTO VITI, MI QUERIDO AMIGO DEL ALMA

Hoy estoy triste, más triste que el día en que nos dejaste, entonaría un verso de Neruda, me siento huérfano y te he echado de menos de verdad.

El asunto, como dice el poema argentino que canta Larralde, una sonsera, un tema de difusión de aire en desplazamiento que con tanto sentimiento que a mi persona le embarga, que tu pérdida embaraza, se me fueron los conceptos de lo que tanta me hablabas  en tantos y tantos momentos y perdí muy pronto el tiento.

Luego presto retorné, cual ventilador en rampa, abría un ppt tuyo que de difusión trataba. Allí solución estaba y remendé el desatino explicando con sosiego de Stokes la ecuación que cerrando condición de contorno necesaria, fuese aceptada con gracia del aire configuración

Pero, hoy te he echado de menos y mi alma ha estado triste todo el rato, ahora que he visto tus fotos, más triste.

Te hubiera llamado e ido a comer contigo a ese restaurante de paella que tanto te gustaba y te lo hubiera contado y sin duda mi problema hubiera dejado de serlo. Es tan grande tener amigos del alma que te escuchan y te tranquilizan y te hacen ver que uno puede resolver una dura situación. Ahí mi sensación de chiquillo que acude presto a su papá en petición callada de ayuda

Había un sentimiento religioso. Nunca hablamos de este tema, no era muy tuyo, al menos no lo explicabas. Hemos viajado juntos muchas horas de coche y no fue nunca un tema recurrente, no hacía falta pisar la materia, la tuya era otro tipo de religiosidad, de comunicación, de beber de la fuente, de encajar tú, a veces dura vehemencia, DIO MÍO, decías con explosión y nombrabas a la Madonna, un poco en hebreo, pero la nombrabas. Siempre con motivo, yo lo entendía pero tú eras, muchas veces, una locomotora. Luego, ante un proyecto, ante la búsqueda de un esquema sencillo, cambiabas de sistema, era tu vida, tu rostro se tornaba suave y luminoso no nombrabas a los Arquitectos y se iba conformando la idea con plena seguridad y sencillez y sentido común. Todo, sin duda, producto de los años de trabajo y de estudio.

Sé que hay colegas que no le eras muy simpático, otros te apreciaban, otros te adjudicaban artículos o criterios que nunca fueron del todo tuyos, otros te quisieron demandar, eras cual piedra angular, algo parecido a un MESIAS de Ingeniería de la Climatización, no eras un falso profeta, tu fama y buen hacer fue fruto de tu entrega y del esfuerzo y en ello descuidaste, algo, otros frentes que aun así, te comprendieron y te apoyaron con su cariño, Carola y tus maravillosos hijos

Yo me siento muy orgulloso de haber sido tu amigo, en lo duro y en lo bueno, en el estudio, en alguna discusión, me sentía como pez en el agua, me llamabas puto instalador y tú eras mi tabla de salvación, nunca abusé de tu generosidad técnica y sigo diciendo que estoy huérfano. Ramón me envió mail, te ha querido de veras, eras luz para él, gran catedrático y estudioso, pero te admiraba y necesitaba. Vegas de TROX, te ha llorado, Ángel S de Vera, gran tipo y gran amigo tuyo y mío, estaba triste, muchos compañeros han sentido tu pérdida, Nicolás te apreciaba de veras, recuerda la de veces que estos últimos años íbamos juntos a comer. Todos sabíamos que eras ya un poco mayor, pero aún estabas en la asíntota y tu cabeza era privilegiada.

Algo me decía Vegas en su mail, debes andar descubriendo la energía, estarás con Pavarotti que tanto te gustaba, por lo prados del Rey David, así te veo yo, en tu cielo, cada uno tenemos uno particular, eras callado en lo profundo y discreto en el hacer.

Solo que sepas que había mucha gente que te tenía en muy alta estima, más de lo que imaginas.

Solo decir que tengo que seguir estudiando, él lo hacía y creo que este trabajo, como todas las profesiones, lo requiere, es cuestión de humildad, el mejor motor. A pesar de su conocida vehemencia, en ocasiones muy dura, era un tipo humilde, sencillo y currante.

Su aportación a la Ingeniería de la climatización fue inconmensurable, al MOPU, al IDAE, a otros. También a importantes clientes que por él lo fueron también míos, los servimos con calidad técnica envidiable, con ingeniería viva, sin oscuridad.

Recuerdo aquella tarde del 87 en la Casa de la Moneda, era un sencillo proyecto de un CPD para proceso. Fue el comienzo de un largo camino de amistad fuerte, paciente y sincera. Yo ya le conocía desde mis principios de Instalador con Nicolás. Sus planos se aplicaban directamente al montaje, sin reformas, había técnica y sabiduría y le gustaba transmitirla. Con trabajo y tesón aprendió él su oficio y con grandeza de miras y humildad, lo transmitió.

Alberto Viti, nacido en Roma hace 89 años. Estudió la carrera de Ingeniero Industrial en la ETSII de San Pietro In Víncoli en Roma. Trabajó en ENEL por varias ciudades, luego en ÁSTER, una Instaladora HVAC, luego aparece en Madrid, año 68 con De Michelli, otra empresa de instalaciones. Al poco de llegar fundó AVC, una muy importante Ingeniería, autor de importantes proyectos, el más grande en potencia térmica, La Universidad de Kuwait. Tuvo mala suerte financiera y a partir del final de los ochenta trabajó por libre como Consultor y colaboró con importantes ingenierías en muchos proyectos fuera y dentro de España. Miembro antiguo de ASHRAE, cofundador de ATECYR, colaborador en Normativa con el MOPU, IDEA, AENOR. Preside el CT 100 de AENOR donde tuve la suerte de estar.

Diciembre de 2018,

Felipe Cebrián

More...