¡NOVEDOSA FORMA DE PROBAR LA ESTANQUEIDAD DE LOS EDIFICIOS!

La Universidad de Nottingham – UK ha desarrollado un método novedoso y fácil de usar para la medición de la estanqueidad de los edificios, con el fin de ayudar a eliminar las corrientes de aire, mejorar la eficiencia energética y reducir las facturas de calefacción.

La prueba de estanqueidad al aire se necesita para ayudar a establecer y reducir al mínimo la tasa de infiltración de aire frío en los edificios y la pérdida de aire calentado a través de huecos, agujeros y grietas en la estructura del edificio.

También, se requiere una prueba en el caso de que el edificio sea demasiado hermético y con insuficiente ventilación, lo que puede conducir a una mala calidad del aire interior, que a su vez, puede causar efectos adversos en la salud de los ocupantes.

Conocida como la prueba de impulso – PULSE, el nuevo test de estanqueidad ha sido investigado y desarrollado por la Universidad de Nottingham durante más de 14 años y ahora está siendo comercializado.

El Dr. Ed Cooper, Jefe de Desarrollo de la Prueba de Impulso del Departamento de Arquitectura y Entorno  Construido de la Universidad de Nottingham, ha comentado que:

La brecha entre el diseño y el rendimiento de la estanqueidad de los edificios puede, en el mejor de los casos causar molestias a los ocupantes y en el peor provocar un significativo desperdicio de energía y problemas de salud. La nueva prueba, que es rápida y fácil de operar, podría ayudar a mitigar estos problemas al permitir que las pruebas se pueden realizar por cualquier persona con un mínimo de entrenamiento. Podría tener un gran impacto en la mejora del rendimiento de los edificios.

La prueba de impulso libera una corta ráfaga de aire que crea un pulso de baja presión en todo el edificio de prueba. Esto  se puede utilizar para medir el flujo a través de vías de fugas y, por lo tanto, la estanqueidad del edificio.

La última versión de la prueba de impulso incluye un tanque de aire comprimido de composite y un cuadro de control montado en un trolley compacto y portátil que se puede  introducir fácilmente en un edificio para la prueba. La prueba dura sólo unos pocos segundos y causa una interrupción mínima en el trabajo de construcción o a los ocupantes del edificio.

La técnica actual estándar en la industria de “ Blower door” requiere el sellado de una puerta externa con un ventilador para soplar aire dentro o fuera y así crear una gran diferencia de presión entre el interior y el exterior, lo cual no es representativo del uso normal.

La “puerta de soplado”, que se ha utilizado desde la década de los 70, por lo general, tarda 15-30 minutos para completarse y requiere de un operario capacitado. Generalmente, se utiliza solamente en la etapa final, que a menudo es demasiado tarde y donde es difícil hacer las correcciones necesarias.

Estudios recientes en el Reino Unido han demostrado grandes discrepancias entre las diferentes pruebas  con la  “puerta de soplado” en los mismos edificios, lo que lleva a la duda de su fiabilidad.

La técnica del impulso es rápida y de fácil aplicación, suficiente para que los trabajadores de la construcción puedan llevarla  a cabo ellos mismos, varias veces antes de la finalización de la obra, con el ahorro de tiempo y costes de pruebas anteriores.

La unidad de prueba de impulso es autónoma y no tiene necesidad de penetrar en la estructura del edificio o bloquear el acceso a alguna de las puertas.

Los resultados se realizan en el interior de la unidad de impulso, que cuenta con una interfaz gráfica para el análisis, fácil de usar, y podría  descargar sus datos en Internet eliminando cualquier posibilidad de alterar resultados.

La prueba también ofrece resultados precisos y repetibles midiendo a presiones típicas de infiltración y teniendo en cuenta los cambios en los niveles de presión de fondo causado por el viento o la temperatura exterior.

La prueba de impulso ha obtenido más de 1 m £ en la financiación a lo largo de su desarrollo, incluido un EPSRC, primera subvención que ayudó a asegurar la prueba del concepto y una subvención Innovate UK para más software y desarrollo de productos con socios de la industria.

La Universidad se encuentra, actualmente, en negociaciones para licenciar la tecnología a una empresa conjunta, formada por  Elmhurst Energía, La Fundación Nacional de Energía y la empresa absoluta de aire y gas para hacer que la Prueba por impulso sea una realidad comercial.

La prueba de impulso también a obtenido recientemente la financiación para un proyecto piloto destinado  a la iniciativa (4.5m £ ‘Built 2 Especificación Built2Spec), que pretende revolucionar la forma en que Europa cumple con los edificios verdes.

Financiado por el programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, Built2Spec pretende utilizar las nuevas tecnologías innovadoras para transformar la industria de la construcción y ayudar a la UE a alcanzar los objetivos de emisiones de CO2 en 2050.

Trabajando junto a 20 socios de ocho países, tales como el Instituto Passivhaus, Lakehouse, BSRIA, Tecnología VRM, OHL, Nobatek y TNO, el PULSE se desarrollará para integrarse en la Plataforma virtual Built2Spec de gestión de la construcción y así ayudar a reducir la brecha entre el diseño y el rendimiento de los edificios.

 (*) Fuente: Artículo publicado en el boletín The HVAC&R Industry – The weekly eNewsletter from ASHRAE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

More...